Alcoholizado,el indivivuo llamó a las autoridades para poder resolver el problema.

Un residente de Florida, EE.UU., causó problemas a los policías a causa de una demanda inusual. Borracho, Doyle Hardwick llamó a los servicios de emergencia para denunciar que su esposa, Julie Hardwick, no quería dormir ni dejarlo solo para acceder a Facebook .Una vez que la policía llegó a la casa de la pareja, constataron que el hombre y la mujer se encontraban alcoholizados. Doyle fue detenido y llevado a la comisaría para proporcionar información. El caso ocurrió en septiembre, pero sólo ahora la justicia resolvió sentenciar de los cargos y condenadar a Doyle a los 60 días de cárcel.


Como agravante, este no fue el primer incidente de Doyle con la policía . En 2010, fue juzgado y condenado por llamar a las autoridades de manera desnecesaria quejandose de los malos hábitos de sus vecinos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada